Restaurante Interno, cárcel que libera
Columna de Juan Lozano para El Tiempo