La primera campaña publicitaria pensada desde una cárcel celebra la libertad